sábado, 8 de febrero de 2014

Aumenta la desinformación en Venezuela

En Venezuela existen 100 diarios, aproximadamente. En Caracas hay 15 diarios y en el interior circulan 85. En el último semestre han dejado de circular definitiva o temporalmente 10 diarios. Para la primera semana de febrero de 2014 esta cifra se había reducido a 6. La razón fundamental de la salida de circulación es la falta de papel por las restricciones gubernamentales para autorizar divisas para su importación.
   Es difícil determinar la cantidad de información que se ofrece diariamente a los lectores en las páginas de los 94 diarios que circulan actualmente, pero es evidente que se ha reducido la oferta informativa.
   Otro enfoque, al que hay que colocarle cifras, es que la mayoría de los diarios han reducido el número de páginas entre un 20 a un 50%. La reducción obedece a la disminución del espacio publicitario y a la escasez de papel.
También por la falta de papel se ha reducido el tiraje de la mayoría de los periódicos hasta en un 30% de su circulación habitual.
   Los resultados de un simple ejercicio matemático nos puede decir que si, por ejemplo, en Anzoátegui donde circulan 11 diarios para un total de unos 70 mil ejemplares, aplicamos un recorte de 25% en el tiraje, resulta que sólo están a la orden de los lectores unos 53 mil 500 ejemplares. Pero, además, imprimen menos páginas. Esto significa que hay menos noticias y otros contenidos editoriales.
   Aquí no acaba todo.
   Hasta ahora este breve análisis descansa en términos matemáticos. Menos periódicos, menos circulación, menos páginas; es decir: menos noticias, menos reportajes, menos entrevistas, menos opinión, menos denuncias, menos investigación.
   Lo peor de este fenómeno es que aumenta la censura y se asume la autocensura ante las constantes presiones gubernamentales y del Estado en todas sus instancias. Circulan menos diarios, con menos páginas y menor circulación, pero informando a medias y ocultando información.
   Amenaza el Ejecutivo, amedrenta el Legislativo, acosa el poder judicial, te acorrala el Seniat, Indepabis, presionan gobernadores, Pdvsa, empresas básicas, alcaldes, etc.
   Ya ni los voceros del Gobierno pueden ocultar el verdadero rostro de la situación. Es evidente que el silenciamiento, la censura y la desinformación, es el objetivo que se han trazado para ocultar la realidad que acosa a los venezolanos.

Eduardo Orozco

Si te queda tiempo

  • París después de la liberación / Antony Beevor
  • La caída de los gigantes / Ken Follet
  • El Umbral de la Eternidad / Ken Follet
  • El ocho / Katherine Neville
  • Un mundo sin fin / Ken Follet